s7tt.info

Fotos de la hija de kim basinger

Закрыть ... [X]

Sentado tan ricamente en la plaza de San Marcos de Venecia, con náuticos, pantalón rojo, cazadora beige y foulard estampado. Así ha reaparecido Henrik de Dinamarca, gran protagonista (ausente) en el 75 cumpleaños de su esposa, la reina Margarita, por no asistir a ninguno de los celebrados en honor a la monarca.

Turistas daneses lo fotografiaron en la ciudad italiana el sábado y enviaron las imágenes a los tabloides daneses, que ahora se preguntan qué hacía allí el príncipe, acompañado sólo de un par de guardaespaldas, apenas 24 horas después de que "algo parecido a una gripe", como dijo Margarita, le impidiese también participar en el último de los actos, la apertura de un festival de caza.

Henrik llegó a Venecia procedente de Hamburgo, hasta cuyo aeropuerto viajó en automóvil. La Casa Real admite que se encontraba allí, pero al tratarse de un viaje de carácter privado no informa ni sobre su duración, ni sobre sus motivos.

¿Divismo o bajón?

Los medios daneses no dan demasiado crédito al cuento de la gripe y se inclinan más bien por la posibilidad de que el marido de la reina haya sufrido , y haya decidido poner tierra de por medio en el momento más inoportuno. Para llamar la atención.

Un motivo de semejante conducta podría ser la vieja historia de que Enrique se siente despreciado, malquerido y relegado a un segundo plano. Le duele ser sólo príncipe y no entiende por qué, en un país donde tanto se insiste en la igualdad de géneros, él no puede disfrutar del título de rey mientras que Mary será reina cuando su hijo Federico acceda al trono.

Le puede servir de consuelo que Ekstra Bladet, el más atrevido de los tabloides, ha decidido referirse a él a partir de ahora como rey. El irreverente diario (hace un par de años llamó a Margarita "hipócrita" desde su portada) considera que la monarquía es un anacronismo injustificable en una democracia moderna como la danesa y, por ello, desea, medio en broma medio en serio, poner su granito de arena para que esa igualdad de géneros llegue también al palacio de Amalienborg. "El rey Enrique resucita en Venecia", es el título con el que acompaña las fotos de Venecia.

Otra explicación sería que Enrique, apasionado viticultor desde hace 40 años, ha vendido la explotación de sus viñas en el castillo de Cayx, en el sur de Francia, a la empresa francesa Vinovalie. Bon vivant donde los haya, el príncipe consideraba la restauración del castillo y la recuperación de sus viñedos, que se dedicaron a la producción de vino ya en el siglo XVIII, como la obra de su vida. Le habría dolido enormemente que ninguno de sus hijos haya querido continuar su trabajo, sobre todo el menor, Joaquín, que hace vida de gentleman-farmer y posee una granja de grandes dimensiones en el sur de Dinamarca dedicada sobre todo a la cría de pollos (que se venden en los principales supermercados del país y de cuyos beneficios, como miembro de la familia real que es, no paga impuestos).

Un consorte poco querido

En cualquier caso, las sonadas ausencias de Enrique y su resurrección veneciana no ayudarán a rehabilitar su polémica y oronda figura ante los daneses, que nunca le han tenido excesiva estima. "No se entiende muy bien qué hacía en Venecia", ha apuntado Ulla Terkelsen, la comentarista televisiva más conocida de Dinamarca, que entre otros muchos temas es también experta en la monarquía. "Con la humedad que hay allí, no parece que sea lo más adecuado para que un octogenario se recupere de una gripe tan perniciosa que le ha impedido estar presente en el 75 cumpleaños de su mujer".

En descargo de Enrique hay que decir que parte de su impopularidad se debe al injusto sambenito de su presunta incompetencia a la hora de hablar danés. El ramalazo provinciano que a veces distingue a los daneses considera inaceptable que el hombre no haya perdido su acento francés o que, de cuando en cuando, cometa algún error gramatical, pese a que en realidad su nivel es más que aceptable e incluso escribe y publica poesía en danés.

En los últimos años, su popularidad parecía haber aumentado gracias a gestos espontáneos como una visita no prevista a Christiania, la ciudad libre situada junto al centro de Copenhague, famosa por su mercado de drogas blandas y en la cual bebió cerveza junto a algunos de sus residentes. O por junto a los hermanos Price, dos famosos guionistas, músicos y gastrónomos daneses . La espantada italiana puede haber echado todo al traste.





ШОКИРУЮЩИЕ НОВОСТИ



Related News


Fotos de manu el de que clase de amor
Hotel bella vista margarita fotos
Tomarse fotos con la camara web online
Fotos do mapa da europa
Fotos de rihanna despues de la golpiza